Archivo | mayo, 2012

La sorpresa y los libros para los más chicos

22 May

Es curioso porque de los más chicos, precisamente, vivimos sorprendiéndonos: ¡No sabés lo que hace mi sobrino de tres años: te abre los libros, simula que lee y te los cuenta completos!; Mi nieta usa expresiones que no podés creer, ¡parece un adulto!; Mi hijo de dos años tiene cada salida que a veces, te juro, parece un filósofo.

Sin embargo la literatura que abunda para estas edades no deja lugar a la sorpresa: previsibles, obvios, sin giros narrativos ni estéticos rodean los lugares consabidos de la identificación (el personaje que emula lo que hace un niño de esa edad) o del mundo animal (animalitos personificados).

Hola, doctor sí sorprende, es más, hace de la sorpresa su núcleo narrativo, así como juega a la vez intertextualmente con los cuentos tradicionales (el lobo malo).

Entonces, si no saben qué regalar/leer a un niño de dos, de tres, de cuatro y hasta de cinco años, sorpréndalos con ¡Hola, Doctor! (Océano Travesía, 2011).

Librerías fascinantes

7 May

Quizá sea puro esnobismo, pero a todos los que nos consideramos lectores o amantes de los libros, nos fascinan las librerías. Descartamos con desdén las grandotas hechas en serie, y corremos entusiastas detrás de las únicas e irrepetibles que suelen producir un gesto de compasión y defensa a la vez.

Propongo mi lista de favoritas. Espero ansiosa la de ustedes.

La primera, por los beats, por la poetry room, por un viaje hecho con una amiga del alma, por la magia de esa ciudad y porque nunca vi nada parecido:

City Lights, San Francisco, Estados Unidos.

La segunda por París, por Antes del amanecer y Woody Allen, por las fotos de Borges y Cortázar en la pared, por el sector infantil con apariencia de escenario teatral, por el piano y el cuervo embalsamado:

Shakespeare and Co., París, Francia.

La tercera por mi ciudad y porque simplemente no se puede creer:

Ateneo Grand Splendid, Santa Fe 1860, Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

La cuarta, como homenaje a todas las bellísimas librerías de antiguos de Buenos Aires, por sus ofertas y olores, por la Avenida de Mayo, por mi primer trabajo que hacía que el recreo sucediera entre sus anaqueles:

El túnel, Avenida de Mayo 767, Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

 

 

Por último, una de exquisitos, para premiar a los libreros que saben y han leído:

Librería de la Mancha, Av Corrientes 1888, Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

 

PD: ¡Ah! Y no nos olvidemos de las librerías del mundo del cine. Cómo olvidar a Bastián en esa misteriosa librería de antiguos (La historia sin fin), o la adorable y amenazada librería infantil de Kathleen en Tienes un e-mail, o la espectacular librería con anaqueles con escaleras en la que Fred Astaire descubre la cara de Audrey Hepburn, o incluso la escondida librería de Corso en La novena puerta.

Y el sol trajo la oscuridad

3 May

ALIJA, la Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina distingue año a año la producción editorial infantil.

Con un jurado reconocido: la premiada María Teresa Andruetto, el ilustrador Pablo Bernasconi, las especialistas Susana Allori y Elba Rosa Amado y la coordinación de Mila Cañón, de la delegación ALIJA de Mar del Plata, se elijen destacados en Libro-álbum, poesía, historieta cuento y novela entre otras tantas categorías.

Dichas distinciones pueden servir como orientación a la hora de seleccionar textos, tarea recurrente y compleja que afrontan los docentes a diario. El listado completo, lo encuentran por aquí: http://www.alija.org.ar/?page_id=11

Pero es inevitable que toda selección suponga otra selección, la personal, la de uno que sigue el gesto humano de tomar sus decisiones, de hacer la suya, ¿o nadie se sentó a ver una entrega de premios teniendo ya de antemano sus propios elegidos? De todos los destacados ALIJA nosotros tenemos nuestro favorito. Nuestro favorito sin dudar viene de la mano de una ilustradora – escritora que ha sabido, nada más y nada menos, que trascender los límites de lo establecido en el mundo de los libros para niños. Toda su obra es una apuesta a lo incómodo, lo novedoso, lo diferente, lo sorpresivo.

Este, su último libro y destacado por ALIJA, Nocturno. Recetario de sueños (Fondo de Cultura Económica), vuelve a repensar las formas estéticas de la ficción, tanto en el texto como en la ilustración. Como las instrucciones de Cortázar, parodia las formas comunicativas de los géneros discursivos cotidianos, emulando la ilimitada creatividad infantil. No se lo pierdan.