Tag Archives: lectura

Novedades encantadas

22 Oct

Inauguramos nueva sección.

Llegan las novedades literarias, leemos y a partir de ahí dejamos que los libros nos sorprendan. Van dos que fueron un placer de leer.

El primero de la editorial Océano Travesía. En la línea de los libros “abiertos” esos que juegan con el lector a cada página, El libro inquieto. Consignas que se develan al dar vuelta la página y una encadenamiento de las escena más impensadas conforman este texto que puede ser leído, naturalmente, de adelante para atrás y, ¡oh sorpresa!, de atrás para adelante.

De la pluma de María Cristina Ramos no se puede esperar más que magia. ¿Dónde está? de la editorial Macmillan es un ejemplo. Siguiendo una métrica respetuosa, ¿Dónde está? cuenta a través de versos y rimas la historia de un lobo feroz. Nadie sabe dónde se encuentra y todos parecen temerle, sin sospechar siquiera el verdadero paradero de la terrible bestia. La cámara del yo poético va a travesando el bosque y sus escenas; el poema se va alejando a cada avance del costado siniestro de este tradicional personaje, recubriendo cada descripción de una ternura infinita.

―¿Y ese lobo, vuela?

―el pichón de urraca

que deja, asustado,

su ramita hamaca.

 

Y la comadreja

a los comadrijos:

―Creo que anda cerca,

¡cuidado, mis hijos!

Y ahora, ¿qué hago?

25 Sep

El próximo viernes en todo el país, festejaremos juntos la 10.a Maratón Nacional de Lectura. Y si todavía no han planificado qué hacer durante la jornada, van algunas ideas.

 

 

 

El mensaje encubierto. Elegí tres textos cortos que estén relacionados por alguna temática o sentido. Leelos en voz alta a los chicos y debatí con ellos invitándolos a pensar la relación entre las lecturas.

Uno en serio, uno en chiste. Elegí dos textos: uno original y un segundo que sea la versión paródica. ¿Un ejemplo? La historia de la Caperucita roja en la versión de Charles Perrault o los Hermanos Grimm y la reversión de Luis Maria Pescetti: Caperucita Roja (tal como se lo contaron a Jorge).

¡Escuchen esto! Prepará una selección de varios textos con poesías de tono humorístico (María Elena Walsh, Guillermo Saavedra, Adela Basch, Elsa Bornemann, Roald Dahl, entre otros). Invitá a los chicos a explorar libremente los libros y cuando lean algo que realmente les guste, puedan levantar la mano para compartir en voz alta con los demás al anuncio de ¡Escuchen esto!

Detective literario en la biblioteca. Proponemos un recorrido por la biblioteca o el Rincón de Lectura. A cada chico se le asigna al azar un autor (debemos de antemano haber chequeado que haya libros disponibles). Con el nombre, los chicos recorrerán los estantes buscando textos, leyendo al azar reseñas de contratapa o fragmentos. Para el final, deberán seleccionar una lectura  para compartir en una puesta en común.

Agencia publicitaria. Si cuentan con los recursos tecnológicos, podemos seleccionar un texto por grupo de cuatro a cinco chicos (para esta actividad, es interesante que se trabaje con libros álbum). Cada equipo leerá el texto asignado y a partir de allí, crearán juntos un tráiler del libro. Pueden ofrecer ejemplos para que se orienten en el género:

No sé leer, ¡pero puedo escuchar!

7 Sep

Este miércoles tuvimos la oportunidad de participar de un desayuno con la especialista Yolanda Reyes organizado por la editorial Alfaguara.

Yolanda se dedica a pensar, investigar y escribir hace tiempo sobre lo que podríamos llamar de una manera muy poética “primerísimos lectores”.

En la charla, la autora destacó que promover la lectura en los niños de 0 a 5 años es sustancial para su formación como lectores.

Y no solo eso, señaló que a los niños que se les lee y habla desde pequeños acceden a la formación de una capital simbólico y un desarrollo emocional que determina los años posteriores.

Pero advirtió con mucho énfasis que no se trata de acercar, comprar o simplemente dar libros. Para generar un vínculo entre los niños y las palabras, Reyes destacó que resulta imperioso lo que ella denomina “el abrazo amoroso”: un adulto que conecte, que abrace y contenga al libro y al niño, que hable, que despliegue su voz y habilite otros usos del lenguaje a través del canto, del juego, de la poesía y de la literatura.

Coincidimos con Yolanda: leerles a los más pequeños es una acción necesaria, fundante e ineludible.

Para docentes, bibliotecarios, papás y todos aquellos mediadores, les proponemos para empezar nuestros elegidos para niños de 0 a 5. No se los pierdan.

 

  1. La oruga muy hambrienta de Eric Carle (Kokinos)
  2. ¡Que llega el lobo! de Émile Jadoul (Edelvives)
  3. Gastón Ratón y Gastoncito en el mar de las sorpresas de Nora Hilb (A-Z)
  4. Federico de Leo Arias (del Eclipse)
  5. Del Topito Birolo y de todo lo que pudo haberle caído en la cabeza de Werner Holzwarth y Wolf Erlbruch (Centro Editor de América Latina)
  6. No te rías, Pepe de Keiko Kaska (Norma)
  7. Dailan Kifki de María Elena Walsh (Alfaguara)
  8. Cuando llega la noche de Cristian Turdera (Sudamericana)
  9. Canción de cuna para una ovejita de Eleonora Bellini (Océano Travesía)
  10. Hola, doctor de Michaël Escoffier (Océano Travesía)
  11. Vamos en tren de Nora Hilb (La Brujita de Papel)
  12. Mi casa de Émile Jadoul (Edelvives)
  13. Miedo de Graciela Cabal (Sudamericana)
  14. Un lobo así de grande de Nathalie Louis-Lucas y Kristien Aertssen (Océano Travesía)
  15. ¿De quién es esa sombra? de Choi Sukhee (Océano Travesía)
  16. Un enano altísimo de Ricardo Mariño (Sudamericana)
  17. Venancio vuela bajito de Graciela Montes (AZ)
  18. Los limones no son rojos de Laura Vaccaro Seeger (Océano Travesía)
  19. Los piojemas del Piojo Peddy de Wapner y Cubillas (Del Eclipse)
  20. El estofado del lobo, Keiko Kasza (Norma)
  21. Soy un dragón de Thierry Robberecht (Edelvives)

Los iluminados

13 Jun

Por ejemplo tomemos a Arthur Rimbaud. Parece que el director de su colegio opinó desconcertado frente a la genialidad prematura: “Nada ordinario germina de esa cabeza, será un genio del mal o un genio del bien”. Vivió la literatura como un karma, como una bendición, como una obligación. Tempranamente la abandonó y tempranamente murió.

Tomemos a Cortázar, por tomar otro ejemplo. Tenía un prisma para leer y un filtro para escuchar: el lenguaje nunca pudo ser para él algo natural, destinado sencillamente a la comunicación, a la información, decía: “… mi relación con las palabras, con la escritura, no se diferencia
de mi relación con el mundo en general. Yo parezco haber nacido para no aceptar las cosas tal como me son dadas”.

Muchos de sus colegas contemporáneos y sucedáneos a Rimbaud y a Cortázar usarán la metáfora de la escritura como necesidad vital, como respiración, como si no se pudiese evitar y con tan solo la posibilidad de hacerlo, fuera suficiente para perpetuarse.

Felicidades a todos los que respiran literatura y nos permiten a nosotros, los lectores, disfrutar de sus bocanadas de lenguaje renovado.

Rocío Bressia

Converse después de leer

4 Jun

En Fundación Leer hemos recibido muchas consultas a lo largo de estos 15 años de trabajo. Pero existe una recurrente, ya sea en espacios de capacitación o en el marco de la Maratón Nacional. Todos aquellos que se dedican a la tarea de promocionar la lectura con niños y jóvenes se preguntaron en algún momento: ¿Qué hago después de leerles? ¿Los invito a que hagan un dibujo y nada más? ¿Qué es lo importante a la hora de pensar las actividades que dan marco a la lectura?

Pues bien, develaremos a continuación el secreto: la actividad que no puede faltar en las situaciones de lectura literaria es la conversación. Muchos especialistas afirman sin dudar que la conversación literaria, charlar de las lecturas, antes, después y hasta mientras se lee, enriquece las habilidades y saberes del lector, fomenta las interpretaciones y la postura crítica y potencia el placer estético frente a los textos.

Según la especialista Cecilia Bajour, la conversación literaria es el “eje central del encuentro de saberes literarios entre docentes y alumnos”[1], porque precisamente las experiencias de lectura ya no quedan signadas por un adulto que sabe y controla todo, que tiene y da la palabra. Mempo Giardinelli, por su parte, atiende a la conversación sobre las lecturas como un escenario de aprendizaje inigualable y advierte que debe estar presente en cada situación de lectura compartida.

Pero, ¿qué preguntar? Para generar un diálogo posterior a la lectura, es importante que las preguntas sean pertinentes, abiertas e interesantes. Es importante que promuevan las interpretaciones, ayuden a repensar la historia desde diferentes puntos de vista y permitan a los niños identificar las formas y los procedimientos del texto literario.

Van algunas preguntas posibles a modo de ejemplo:

  • Qué te gustó más del cuento?
  • ¿Qué te llamó especialmente la atención?
  • ¿Te hubiera gustado que hubiera más de algo? (más aventuras por el mar, más personajes, más apariciones de algún personaje, más diálogos entre ellos, etc.)
  • ¿Hubo algo que no te gustara?
  • ¿Hubo partes que te hayan parecido aburridas?
  • ¿Hubo algo que te desconcertara?
  • ¿Hubo algo que te pereciera extraño?
  • ¿Encontraron algo que nunca antes habías visto en un libro?[2]

En la Guía de la Maratón Nacional de Lectura, encontrarán actividades que sabrán promover la conversación a partir de ideas concretas y divertidas: ¿De quién es? / Un amigo es un amigo / Leer de a dos / Los abuelos de los cuentos.


[1] Cecilia Bajour, “La conversación literaria como situación de enseñanza”, Imaginaria, Nº 282, 23/11/10. Disponible en: http://www.imaginaria.com.ar/2010/11/la-conversacion-literaria-como-situacion-de-ensenanza/#1

[2] Las preguntas pertenecen al libro de Aidan Chambers, Dime, México, FCE, 2007

Una ciudad de libros en medio de la ciudad

15 Abr

El próximo jueves se inaugurará la 38° edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Pasillos y pasillos y más pasillos de libros para todos los gustos, para todas las edades, para todos los lectores, en fin, una verdadera mini ciudad de historias y textos.

Los libros y esa eterna manía de leer

3 Abr

Según Borges, un libro es solo un objeto más, “es cosa entre las cosas”, hasta que un lector lo abre. Es que, claro, ahí recién empieza la magia.

Desde sus comienzos, http://www.youtube.com/watch?v=g-WfKuGJcl8, el libro ejerce una atracción inevitable en miles de niños que abren por primera vez las páginas de un título: http://www.youtube.com/watch?v=80-XPK_O-Yw.

Y aunque intenten cambiar de forma: http://www.youtube.com/watch?v=QP0xmtf_oaU, los libros nos atraparán una y otra vez: http://www.youtube.com/watch?v=zejJLhL4snE, sin que nos importe más que saciar nuestra curiosidad, nuestra necesidad de historias, de mundos y de escenarios desconocidos.

Festejemos el Día internacional del libro infantil abriendo las páginas, las pantallas, dando vida, nosotros los lectores, a los textos alguna vez escritos.